Obra de teatro para niños: el príncipe feliz | Jugar y colorear

buscar recursos

21 de feb. de 2010

Obra de teatro para niños: el príncipe feliz

enlaces patrocinados .

El príncipe feliz
(Dramatización del cuento de igual título de Oscar Wilde.)

Personajes:
Niña.
Golondrina.
Príncipe.
Escritor   (sin palabra).
Niña con frío   (sin palabra).
Costurera   (sin palabra).

(Música alegre y saltarina.) Cuarto de estar. Objetos varios. La música está en contraste con una niña que, en escena se aburre visiblemente y por ello cambia de ocupación en su cuarto de estar.

La NIÑA desganadamente pone en marcha el televisor.

Pronto se cansa... y lo cierra. (Notas musicales como de desagrado.)

Empieza a jugar con un yo-yo... y lo abandona. (Mismo juego.)

Pone en marcha el tocadiscos... y corta. (Mismo juego.)

Da con un libro de cuentos; se interesa y empieza a leer en voz alta, pero para sí:

NIÑA.-   ¿El príncipe feliz? (El título.)

NIÑA EN NARRADOR.-   Hace miles de años, en un país muy lejano vivió un príncipe muy querido por todo su pueblo. Al morir el príncipe, el pueblo quiso perpetuar   -179-   su memoria y erigió en su honor una estatua recubierta de oro y piedras preciosas.

Un día... una golondrina que emigraba a Egipto se posó en el pedestal de la estatua para descansar...

GOLONDRINA.-   ¡Oh! ¡Qué cosa tan grande! ¡Es una estatua! ¿Quién eres?

PRÍNCIPE.-   Fui un príncipe feliz y dichoso. Pero ahora mi corazón sufre al contemplar la miseria de mi pueblo...

NIÑA EN NARRADOR.-   El príncipe le pidió que se quedara una noche con él... y luego que le hiciera un favor. Desde su pedestal se veía una ventana continuamente iluminada: Un escritor pasaba las noches en vela, escribiendo sin éxito alguno... Ni siquiera tenía lo suficiente para comer...

PRÍNCIPE.-   Tengo unos rubíes en los ojos. ¿Los ves, golondrina? Quiero que me los quites y se los lleves al escritor.

(La GOLONDRINA los toma, se los lleva volando y regresa.)

NIÑA EN NARRADOR.-   Cumplida su misión, la golondrina volvió al pedestal para despedirse del príncipe.

PRÍNCIPE.-   ¡Golondrina! ¡Quédate una noche más! Todavía hay otras cosas que hacer.

NIÑA EN NARRADOR.-   Y a la noche siguiente...

PRÍNCIPE.-   ¡Golondrina! En aquella buhardilla vive una niña que pasa frío. Llévale mi corona de oro para que pueda comprarse ropa de abrigo...

(La GOLONDRINA va y vuelve.)

NIÑA EN NARRADOR.-   La golondrina comprendió la tristeza del príncipe y decidió quedarse con él para cumplir otros deseos suyos...

PRÍNCIPE.-   Golondrina, arráncame esta lámina de oro y llévasela a aquella costurera que cose sin descanso... y tiene a su niña enferma en la cuna. Dásela para que pueda comprar medicinas...

(La GOLONDRINA va y vuelve cada vez más cansada.)

 

NIÑA EN NARRADOR.-   La golondrina ha volado mucho, mucho... Está muy cansada... Vuelve al pedestal y se dispone a descansar... Pero es un descanso que nunca acabará... La golondrina muere de frío...

(La NIÑA cierra el libro pausadamente. Permanece reflexiva mientras se extingue la melodía triste y cae el telón.)

FIN

Notas para la puesta en escena

-La música puede subrayar toda la acción. Es preferible la música en vivo a la grabada. Se cubrirán así los vacíos y se mantendrá el ritmo lento y el tono nostálgico que requiere el texto.

-Los personajes aludidos en el texto, así como el príncipe, pueden estar colocados en escena desde el principio en su posición correspondiente. Las luces se encargarán de destacar su presencia y alusión.

-La golondrina realizará sus idas y venidas evolucionando al compás de la melodía. Se servirá para ello de unos pasos de baile clásico.

-El contraste entre la situación de aburrimiento inicial y la preocupación posterior de la niña al contacto con la lectura debe marcarse adecuadamente. La música y las luces servirán con eficacia para ello.

Publicar un comentario en la entrada

buscar

Recent Posts

AddThis