Adivinanzas para niños sobre cosas de comer

Anuncios google

 Adivinanzas para niños de cosas para comer con respuesta


Te digo y te repito
que si no lo adivinas
no vales un pito.
(El té)

Te lo digo y te repito
y te lo debo avisar,
que por más que te lo diga
no lo vas a adivinar.
(El té)

Soy el jugo de la uva, de la copa el contenido,
de la mesa el gran señor,
de todos apetecido.
(El vino)

Fríos, muy fríos estamos
y con nuestros sabores a los niños animamos.
(los helados)

Blanco es,
la gallina lo pone,
con aceite se fríe
y con pan se come.
(el huevo)

De bello he de presumir:
soy blanco como la cal,
todos me saben abrir, nadie me sabe cerrar.
(el huevo)

Se hace con leche de vaca,
de oveja y de cabra
y sabe a beso ¿Qué es eso?
(el queso)
Soy blanco, soy tinto,
de color todo lo pinto,
estoy en la buena mesa
y me subo a la cabeza.
(El vino)

De claro como el agua
al rojo oscuro,
salud y alegres fiestas
os procuro.
(El vino)

Tengo cabeza redonda,
sin nariz, ojos ni frente,
y mi cuerpo se compone
tan sólo de blancos dientes.
(El ajo)

Hilillos como cabellos
finitos y rojos son,
se echan en la paella
y le dan muy buen color.
(El azafrán)

Negra y minúscula bola
que la boca te atormenta
aunque muerdas una sola.
(La pimienta)

En el agua se hace
y en ella se deshace.
(La sal)


Blanquita soy,
hija del mar;
en tu bautizo,
tuve que estar.
(La sal)

El agua la da,
el sol la cría
y si el agua le da
le quita la vida.
(La sal)

Agua pasa por mi casa,
cate por mi corazón.
El que no lo adivinara,
será un burro cabezón.
(El aguacate)

Ave soy, pero no vuelo;
mi nombre es cosa muy llana:
soy una simple serrana,
hija de un hijo del suelo.
(La avellana)
Soy ave y soy llana,
pero no tengo pico ni alas.
(La avellana)

Ave me llaman a veces
y es llana mi condición.
(La avellana)


Tengo duro cascarón,
pulpa blanca
y líquido dulce en mi interior.
(El coco)
Agrio es su sabor,
bastante dura su piel
y si lo quieres tomar
tendrás que estrujarlo bien.
(El limón)

Somos verdes y amarillas,
también somos coloradas,
es famosa nuestra tarta
y también puedes comernos
sin que estemos cocinadas.
(Las manzanas)
A esta fruta se le culpa
y fue cosa del demonio,
pues comieron de su pulpa
los del primer matrimonio.
(La manzana)


Ni espero que me lo aciertes
ni espero que me bendigas
y, con un poco de suerte,
espero que me lo digas.
(El níspero)

Es como algunas cabezas
y lleva dentro un cerebro
si la divido en dos piezas
y la como, lo celebro.
(La nuez)

Del nogal vengo
y en el cuello del hombre me cuelgo.
(La nuez)

Arca, monarca,
llena de placer;
ningún carpintero
te ha sabido hacer.
(La nuez)


Una vieja arrugadita
que de joven daba vino
y ahora es una frutita.
(La pasa)

Una señorita muy arrugadita
con un palito atrás,
pasa tonto, que lo acertarás.
(La pasa)

Blanca por dentro, verde por fuera.
Si quieres que te lo diga espera.
(La pera)

Campanita, campanera,
blanca por dentro,
verde por fuera,
si no lo adivinas,
piensa y espera.
(La pera)

Oro parece,
plata no es,
el que no lo sepa
un tonto es.
(El plátano)

Es santa y no bautizada,
y trae consigo el día,
gorda es y colorada
y tiene la sangre fría.
(La sandía)
A mi me tratan de santa
y traigo conmigo el día,
soy redonda y encarnada
y tengo la sangre fría.
(La sandía)

Amarillo por fuera
amarillo por dentro
y con un corazón en el centro.
(El melocotón)

buscar